RSS Feed for This PostArticulo

Y Paul dice: Los Chilangos son a toda madre!!!!

La Plaza de la Constituci√≥n del Distrito Federal; coloquialmente llamada “El Z√≥calo” es, dentro del imaginario popular de nosotros, los mexicanos el centro del universo de nuestra identidad nacional. No solo por la convergencia de monumentos hist√≥ricos que entrelazan nuestra toda nuestra historia como la Catedral Metropolitana, las Ruinas del Templo Mayor y el Palacio Nacional y el del Ayuntamiento del D.F. sino porque ah√≠ fue el lugar donde se dio el doloroso parto del M√©xico tal y como lo conocemos hoy, con la ca√≠da del Imperio Mexica el 13 de agosto de 1521.

Desde siempre, el Z√≥calo ha sido testigos de importantes acontecimientos pol√≠ticos, sociales y, en la √ļltima d√©cada, culturales y hasta religiosos.

México ha cambiado mucho desde esas remotas épocas hasta hoy, pero paradójicamente, nosotros seguimos siendo los mismos seres que nos reunimos alrededor de sagrados sacerdotes que, a través de complejas ceremonias, nos recuerdan que aun hay cosas que nos unen y que, a través de ellas, dejamos de ser individuos para convertirnos en un momento de éxtasis, en una sola voz, una sola persona.

Y el 10 de mayo de 2012, el Dios Rock se hizo presente en M√©xico ante una feligres√≠a de m√°s de 200 mil personas a trav√©s de uno de sus m√°s grandes Sacerdotes, el Beatle m√°s ambivalente de la “m√°s grande historia jam√°s contada“: Paul McCartney.

La relaci√≥n de todos los Beatles con nuestro pa√≠s es, curiosamente, fuerte y decisiva en muchos aspectos de su vida; ya que, por ejemplo, la ultima esposa (y hoy viuda) de George Harrison; Olivia Arias, es mexicana; Ringo Starr conoci√≥ a su actual esposa Barbara Bach mientras filmaba en Durango “Caveman” e incluso, grab√≥ con Mariachi “Las Brisas“; un tema dedicado a ese conjunto hotelero en Acapulco y uno de sus poco √©xitos como solista. En el caso de John Lennon solo unos pocos mexicanos lo pudieron ver en su clandestina visita a Huatla de Jimenez, Oaxaca cuando visit√≥ a Mar√≠a Sabina para un viaje m√≠stico y misterioso con hongos sagrados, donde, seg√ļn la leyenda vio su futuro y lo plasmo en un dibujo de una pistola.

Curiosamente, Sir Pol solo tuvo acercamientos indirectos con nuestro pa√≠s. En su √°lbum Ram de 1971, menciona que “‚Ķwe may end in the Mexico City…” en la canci√≥n Back Seat of My Car y en 1976, se le vio vacacionar por primera vez en Puerto Vallarta… y ya… al menos, hasta la ultima d√©cada del siglo pasado, cuando se presenta por primera vez en nuestro pa√≠s con el New World Tour de 1994. Posteriormente, se presentar√≠a en 2003 con el Driving Mexico Tour, en 2010 con el Up and Coming Tour y, finalmente, regresa sorpresivamente a nuestro pa√≠s con el On The Run Tour que por primera vez pasa por Guadalajara y culmina con una presentaci√≥n en el Estadio Azteca y su (ahora ya) legendario concierto del 10 de mayo en el Z√≥calo.

M√°s all√° de que (al menos en M√©xico) es idea com√ļn de que el Bicle m√°s chido, fue John Lennon por ser este m√°s revolucionario (lo que quiera que esto signifique) y en cierto modo, m√°s cercano al ideario de la desdibujada izquierda y, en contraposici√≥n, McCartney est√° m√°s emparentado a la imagen del fresita que, en t√©rminos generales, solo escribe “tontas canciones de amor” la presencia de Paul mueve a los fans y a los que solo se saben tres canciones de los Bicles a querer verlo una y otra vez… no importando el foro ni tampoco lo elevado de los precios de sus shows y tambi√©n demuestra la propia universalidad y atemporalidad de los Beatles como un todo; ya que lo mismo asisten a sus conciertos adultos mayores, cuarentones y adolescentes y ni√Īos que, al menos, se saben de memoria los discos recopilatorios azul y rojo‚Ķ

Por lo anterior, fue una sorpresa el que McCartney se presentar√° en el Z√≥calo; e incluso pensamos que se trataba de alg√ļn chiste relacionado con la actividad electoral que se vive actualmente en el pa√≠s. Sin embargo, conforme pasaron los d√≠as, el rumor se confirmo y se tuvo fecha confirmada para tal fin: El 10 de mayo. Esta no es la primera vez que Paul se presenta en un lugar p√ļblico para ofrecer un concierto ya que el 23 de mayo de 2003 estuvo en la Plaza Roja de Mosc√ļ. Es posible que esta decisi√≥n de tocar el Z√≥calo se deba, en parte, a la negativa del Gobierno de Yucat√°n de permitir la realizaci√≥n de un show en las ruinas de Chichen-Itza. El gobierno estatal argument√≥ que no quer√≠a que este evento fuera tomado como un acto de campa√Īa y decidi√≥ lavarse las manos y cerrar las negociaciones… al menos, por este a√Īo.

Curiosamente, el Gobierno del Distrito Federal aparece en el escenario y a trav√©s de su cuenta en twitter, Marcelo Ebrard (Jefe de Gobierno del D.F.) anuncia la realizaci√≥n de este concierto gratuito… en tiempos electorales. Ya el a√Īo pasado, el GDF hab√≠a sorprendido a propios y extra√Īos presentando a la decadente Britney Spears en el monumento a la Revoluci√≥n (lo que fue un agasajo para las jotas de la Zona Rosa); aunque no exento de criticas y cuestionamientos sobre los costos del toquin de la Bricni. En esa ocasi√≥n, el GDF indic√≥ que solo pag√≥ una parte del concierto y facilit√≥ las instalaciones y log√≠stica del evento. El resto, fue cubierto por patrocinadores privados.

En el caso de McCartney, el GDF prefirió curarse en salud e indicó que, en esta ocasión, el costo total del evento corría a cargo de los patrocinadores (Coca-Cola, HP, Aeroméxico y Nextel) y que ellos solo facilitarían el espacio publico, la seguridad y los servicios. Evidentemente, este regalo a la Ciudad fue duramente cuestionado por algunos partidos políticos quienes cuestionaron que el GDF gastara en este tipo de eventos cuando la Ciudad requiere de obras importantes e incluso, se llegó a mencionar que este era un evidente acto proselitista a favor del PRD; que es el partido en el poder en el D.F.

Es importante se√Īalar que, en todo caso, el GDF cuido todos los aspectos para la realizaci√≥n de este concierto y se presume que lleg√≥ a alg√ļn tipo de negociaci√≥n con los grupos de manifestantes (como el SME) que, de manera permanente, mantienen plantones en el Z√≥calo y que, previsiblemente podr√≠an querer una tajada de exposici√≥n a los medios en caso de negarse a irse del Z√≥calo para hacer el concierto.

D√≠as antes del concierto, ya hab√≠a gente que hab√≠a acampado en el Z√≥calo en espera de conseguir el mejor de los lugares posible; sin embargo, fueron retirados a las calles aleda√Īas a la Plaza y se tuvieron que conformar con hacer fila… eso si: tendr√≠an asegurado el estar en primera fila cuando a las 11 de la ma√Īana del 10 de mayo se abrieron los retenes para entrar al Z√≥calo. Varias calles fueron cerradas a la circulaci√≥n y poco a poco, el Z√≥calo se fue llenando.

La gratuidad de este evento implica que, adem√°s de los leales fans de los Bicles y McCartnistas (sic) hubiese tambi√©n gente de otras tribus como hipsters, emos, punkis, metaleros (!) y dem√°s que suelen formar parte del ambiente roquero de M√©xico; aunque tambi√©n hubo much√≠simas familias que llegaron hasta con la abuelita, regato√Īeros, much√≠sima gente del cercano “Barrio Bravo” de Tepito, desempleados sin otra cosa mejor que hacer y los infaltables izquierdistas de caf√© que, se pasaban se√Īalando que aun en eventos de estos, los burgueses se aprovechaban del pueblo debido a que ellos (los riquillos) hab√≠an podido pagar un cuarto en los hoteles que daban justo al Z√≥calo y el pueblo ten√≠a que ver el toquin… de pie.

Cerca de las 7.00 de la tarde, el √°nimo entre los asistentes era relajado. Quienes hab√≠an estado horas o d√≠as antes formados, dorm√≠an en el duro asfalto, cansados de la espera. Algunos que hab√≠a podido pasar una botella o cervezas de contrabando, beb√≠an sin tapujos considerando que la polic√≠a estaba muy ocupada dosificando aun la entrada a la plancha del Z√≥calo, situaci√≥n que tambi√©n se aprovech√≥ por aquellos que pudieron meter algunos carrujos de mota, una mona impregnada de solvente o los m√°s sofisticados, un pase de coca que descaradamente se met√≠an por las narices. Much√≠simos ni√Īos desesperaban ya debido a que, no se pod√≠an mover ni jugar a sus anchas mientras sus padres, de vez en vez, los sub√≠an a sus hombros para saludar a los camar√≥grafos de distintos medios que luchaban por poder moverse entre el inmenso oc√©ano de cuerpos sudorosos que luchaban por no moverse de sus lugares para tener una mejor visibilidad del concierto.

A las 7.10, un evento rompe con la monoton√≠a impuesta por la falta de movilidad: Desde una ventana del Hotel Majestic un tipo descuelga una manta con el nombre una frase de campa√Īa de Enrique Pe√Īa Nieto. La rechifla que sigue es ensordecedora, junto con un un√°nime grito de “fuera, fuera!”. El tipo que desplego la manta, festeja con otros su chistecito burl√°ndose de la gente en el Z√≥calo hasta que, posiblemente, alguien del GDF le pide que quite su propaganda. Como ant√≠doto, personal del GDF que est√°n en un edificio contiguo, sacan unas banderitas amarillas que apenas se alcanzan a ver. Estos gestos partidista de mal gusto son igual de reprobables como el que tuvieron a bien los que pusieron una enorme manta a la entrada del Z√≥calo con el lema All You Need is Love en un fondo amarillo y un tosco fotomontaje de McCartney d√°ndole un abrazo a Andr√©s Manuel Lopez Obrador…

a las 7.30, el sonido ambiental del escenario (que es el mismo que utilizo en el Estadio Azteca) se apaga para dar paso al DJ Chris Holmes; quien es el encargado de calentar el ambiente con una selecci√≥n algo fallida de mashups de canciones de los Beatles y McCartney. Aunque su presentaci√≥n es casi similar a la que tuvo en el Estadio Azteca, Holmes parece improvisar incluyendo algunas versiones en espa√Īol y a ritmo de Salsa de temas de los Beatles, lo que hace perder un poco el mood de su dj set. Holmes termina a las 8.20 y justo 10 minutos despu√©s, las pantallas inician con la proyecci√≥n de una extensa colecci√≥n de memorabilia, fotos y artefactos de la historia de McCartney y los Beatles. la mayor√≠a de la gente parece no prestar atenci√≥n a la proyecci√≥n e incluso, desconoce quien que las canciones que est√° escuchando son algunos mixes de McCartney y algunas versiones R&B de los Beatles. Al final, las im√°genes desaparecen y se funden con una infinidad de luces que se van fundiendo hasta formar el cl√°sico bajo Hoffner de Paul y en ese momento, la expectaci√≥n se convierte en un grito ensordecedor al ver a Paul salir al escenario.

Ataviado con un elegante saco rojo, Paul atrae la atención de todos los presentes que en el delirio, gritan, aplauden y algunos, comienzan a ver el concierto a través de sus teléfonos celulares o cámaras de video y fotografía.

Hello, Goodbye es la primera de la treintena de canciones de la noche y aunque ya la voz del se√Īor MasCarnes se quiebra y desafina por momentos, esto no es impedimento para que 200 mil personas canten en un monstruoso karaoke p√ļblico casi la totalidad del tema. Junior’s Farm sencillo de 1974 de su banda Wings es el segundo tema; el cual solo los verdaderos fans del Sir se saben la letra completita y la cantan a todo pulm√≥n. Paul aprovecha el final de la canci√≥n para interactuar con la audiencia y aunque su discurso es pr√°cticamente id√©ntico al que dijo en Guadalajara y el Estadio Azteca, es lo suficientemente convincente para de un solo golpe, echarse a la bolsa a la audiencia que grita, corea, canta y festeja cada canci√≥n (aunque no se la sepan), gesto, palabras y movimientos del Sir que, hay que decirlo, parece el Dorian Gray del Rock Ingles por su vitalidad y su apariencia f√≠sica, la cual ya sea por el maquillaje o por las luces, no lo hace ver como un viejito de casi 70 a√Īos.

Paul luce feliz y además de varios cambios al set list de este concierto, incluye al Mariachi Gama 1000 en Ob-La-Di Ob-La-Da (la peor canción de los Beatles, para mi gusto) y ahí se gana para siempre el corazón de los mexicanos; quienes momentos antes, se ganan de nuevo a Paul con el impresionante juego de luces que se forma al prender y apagar sus encendedores al ritmo de Every Night; cosa que, verdaderamente, solo sucede cuando toca en el D.F.

Es de destacar que, desde hace ya casi 10 a√Īos, Paul pr√°cticamente no ha cambiado de banda; donde Paul “Wix” Wickens (teclados) es el miembro m√°s viejo; ya que lo ha acompa√Īado desde el New World Tour del 94. Los otros miembros de su banda son Brian Ray en la guitarra y Bajo, Rusty Anderson en la guitarra y Abe Laboriel Jr. en la bater√≠a, coros y ocasionalmente, en el bajo. Abe es hijo de Abraham Laboriel, famoso bajista de sesi√≥n y sobrino de Johnny Laboriel… si. El mismo que se imaginan. Abe es un gordito bastante risue√Īo y tiene su “momento” en la canci√≥n Dance Tonight cuando, mientras Paul canta, Abe “baila” detr√°s de √©l.

Quizás el corolario de tan especial noche, fue el momento cuando Paul, con una evidente cara de satisfacción y complicidad, nos suelta ante el micrófono un SON A TODA MADRE CHILANGOS!!!!!! y una vez más, el publico se rinde ante el encanto de Sir Pol.

Curioso es que, cada vez que Paul cambiaba de guitarra y la levantaba ante la audiencia para prenderlos mucha gente pensaba que era ya el fin del concierto.

Y es que, contrario a lo que muchos pensaban que sería un show modesto y reducido en tiempo; Paul se presentó con el total de su show, incluyendo sus pantallas de alta definición, su extraordinario juego de luces y en Live and Let Die toda la pirotecnia necesaria para (literalmente) encender el Zócalo.

El Set List completo del concierto fue el siguiente:

Hello, Goodbye
Junior’s Farm
All My Loving
Jet
Drive My Car
Sing the Changes
The Night Before
Let Me Roll It / Foxy Lady (coda)
Paperback Writer
The Long and Winding Road
Nineteen Hundred and Eighty-Five
My Valentine
Maybe I’m Amazed
I’ve Just Seen a Face
Hope of Deliverance
And I Love Her
Blackbird
Here Today
Dance Tonight
Every Night
Mrs. Vandebilt
Eleanor Rigby
Something
Band on the Run
Ob-La-Di, Ob-La-Da
Birthday
Back in the USSR
I’ve Got A Feeling
A Day in the Life / Give Peace A Chance
Let It Be
Live and Let Die
Hey Jude

Encore 1:

Lady Madonna
Day Tripper
Get Back

Encore 2:

Yesterday
Helter Skelter
Golden Slumbers
Carry That Weight / The End

Y al final… al final qued√≥ la sensaci√≥n de haber estado en uno de esos momentos m√°gicos en la vida de esta querida-odiada ciudad, el cual, seguramente, forma ya parte de la historia de M√©xico… y del mundo.

B0nus track.

 

Este es el concierto completo del Z√≥calo…

 

Sígueme en Twitter! @theprivatepress

 

Post Data uno: y si… desde un balcón del Palacio Nacional, una solitaria figura, rodeada de un extremo aparato de seguridad, veía también el concierto.

 

Post data dos: La presentaci√≥n de Paul en el Estadio Azteca, fue, a mi gusto, mejor incluso que la del Z√≥calo; debido a que, sin animo de ofender, quienes estuvimos ah√≠ √©ramos en su mayor√≠a “fans arriba del promedio” y que, se notaba, hemos seguido todas y cada una de las presentaciones de McCartney en (al menos) el D.F. Y esto se not√≥ porque a pesar de la fuerte lluvia que inicio pocos minutos antes de que saliera Paul al escenario, el animo del publico se mov√≠a como un ente que cubr√≠a la atmosfera del Estadio Azteca y tan fue as√≠ que el mismo Paul se notaba extremadamente extasiado ante la respuesta de ese primer concierto en el D.F.

Trackback URL

4 pensamientos sobre “Y Paul dice: Los Chilangos son a toda madre!!!!”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Leon Rasurado dice:

    Un viaje m√≠stico y misterioso con hongos sagrados ??? O sea, no mames wey….Mejor di que vino y se puso hasta la chingada de drogado.

  3. Chanate dice:

    Chido post RBDBOY. Se nota que te emociono la visita de don Paul.

    ¬ŅQuien fue la solitaria figura que ve√≠a el concierto?

  4. Predicador Maniatico Callejero dice:

    “el bicle mas chido” jaja el mejor fue Harrison

    let em in no la canto en ninguno de sus conciertos como hace 2 a√Īos

    a mi me emociono mas que haya Regresado WATERS o el mismo PULP

Deja un comentario

  • Sitios de Interes

  • Archivo