RSS Feed for This PostArticulo

Las muchas vidas de John Lennon

The Lives Of John Lennon coverLa muerte, m√°s all√° de sus connotaciones espirituales y biol√≥gicas, es tambi√©n un proceso regenerador de im√°genes p√ļblicas que en muchos casos sublima y redime del recuerdo del difuntito; d√°ndoles a algunos una aureola tan brillante que termina por opacar absolutamente todas las facetas oscuras de su vida.

En el caso de notorios de personajes famosos esta redenci√≥n (y en algunos casos, reinvenci√≥n) de la vida del difunto en cuesti√≥n, termina por devolvernos a una persona muy alejada a como en realidad era y, en el peor de los casos, la tergiversaci√≥n total de la esencia humana del muertito; acomodada esta a la conveniencia de alguien m√°s y a veces con el √ļnico prop√≥sito de hacerse de un billetito a costa de la magen, el recuerdo y, sobre todo, la obra del fallecido.

Casos como el de los mexicanos Benito Juarez y Luis Donaldo Colosio o el de ese icono siempre a la moda que es el Che Guevara ejemplifican perfectamente esta manipulaci√≥n. Sin embargo, el caso m√°s obsceno, por la excesiva y grotesca manipulaci√≥n de su imagen y sobre todo de su supuesta vocaci√≥n como ap√≥stol de la paz, ha sido el del ex Beatle John Lennon por parte de su multimillonaria viuda, la se√Īo Yoko Ono.

Y es que resulta que, seg√ļn el n√ļmero especial sobre que sobre el difunto m√ļsico public√≥ en diciembre del 2012 la revista Rolling Stone, Lennon era un ser entregado en cuerpo y alma a la ‚ÄúPaz‚ÄĚ (as√≠, en abstracto); quedando relejada su vocaci√≥n como m√ļsico y compositor en segundo plano.

Cuando se hacen ese tipo de afirmaciones, no dejo de pensar que sobre ellas gravita la siempre ominosa presencia de la se√Īora Ono; quien al ser la administradora universal del legado de su difunto marido; ha sido la m√°s interesada en que esta imagen inmaculada de San Lennon sea el estandarte para derrotar las maledicencias sobre la explotaci√≥n comercial de la marca registrada en que se ha convertido no solo la imagen de John Lennon; sino todo lo que de alguna manera tiene que ver con √©l.

Tan f√©rreo es este control que, pr√°cticamente cualquier intento de utilizar el nombre, imagen, m√ļsica o la simple referencia a al fallecido m√ļsico requiere de la aprobaci√≥n de la se√Īora para poder ser lanzado al mercado legalmente; aunque cuando se le pregunta a la viudita avant garde sobre la edici√≥n de cosas tan absurdas y mercantilistas como, por ejemplo, los tenis Converse con dibujitos de Lennon; la se√Īora se escuda en el t√≠pico clich√© de que ‚Äúes algo que John hubiera querido‚ÄĚ.

Bien es sabida la habilidad de do√Īa Yoko para los negocios millonarios; sin embargo, m√°s all√° del lucro financiero de sus arreglos comerciales con lo relacionado a Lennon; existe una especie de censura detr√°s de esta (casi) infranqueable barrera que representa el veto o aprobaci√≥n del uso de la santa imagen de John por parte de ella.

Porque‚Ķ ay de aquel que tenga se atreva a siquiera a poner en duda la vocaci√≥n de paz del extinto Beatle! Y peor a√ļn! ponerlo por escrito y venderlo!!!

Y¬†sin embargo…

Fue a trav√©s de la publicaci√≥n de un libro en 1988 que se¬†realiz√≥ el milagro (quiz√°s el √ļnico) del ex Beatle;¬†al unificar en una sola causa al N√©mesis de la religi√≥n Beatle (Ergo; la se√Īo Yoko Ono; la causante de la disoluci√≥n del cuarteto; seg√ļn muchos biclefans)¬†, a casi todos los eruditos del evangelio de los de Liverpool y la mayor√≠a de su feligres√≠a en el mundo entero; al darles un motivo para condenar un libro maldito, blasfemo, difamatorio, amarillista y de muy mala leche; donde incluso la sola menci√≥n de su t√≠tulo y de su autor, los hace vomitar bilis.

Seguramente, un libro que produce tan violentas reacciones merece, al menos, el beneficio de ser leído; porque, díganme ustedes si no les entraría la curiosidad de saber qué fue lo que enchiló a un tipo generalmente pacífico y políticamente correcto como Bono (el de U2) para amenazar con ponerle una santa madriza a quien se atrevió a cuestionar el incipiente mito de la santidad de Lennon; tal como lo consigna esta estrofa de su canción God Part 2 del álbum Rattle & Hum:

(‚Ķ) Don’t believe in Goldman

His type like a curse

Instant karma’s gonna get him

If I don’t get him first (‚Ķ)

Donde la persona a la que se hace referencia, no es otro más que el difunto escritor Albert Goldman; autor de varias polémicas e incendiarias biografías; entre ellas The Lives of John Lennon (1988) [Reeditado por Chicago Review Press en 2001].

Albert Goldman fue un profesor y escritor norteamericano, especializado en lo que se podr√≠a denominar cultura pop. Su producci√≥n literaria fue magra; reduci√©ndose mayoritariamente a escribir art√≠culos sobre artistas pop en revistas para adultos y algunos libros; de los cuales se destaca el que le dedic√≥ a Lenny Bruce, el comediante gringo (Ladies and Gentlemen – Lenny Bruce!! [1978]) y sobre todo, su incendiar√≠a biograf√≠a sobre Elvis Presley (Elvis [1981]); la cual le gano su reputaci√≥n de escritor venenoso, carro√Īero y conflictivo.

Sin embargo fue su siguiente proyecto el que le hizo merecedor del repudio y desprecio de prácticamente toda la prensa roqueramundial y por supuesto! ser blanco de los anatemas de los sacerdotes de la inmaculada religión Beatle quienes lo menos que pidieron, fue la crucifixión del autor.

‚ÄúLas muchas vidas de John Lennon‚ÄĚ (en su t√≠tulo en la versi√≥n castellana del libro) m√°s que una biograf√≠a sobre el ex Beatle; es el siguiente eslab√≥n¬†en la obsesiva batalla de Goldman en pro de la destrucci√≥n de los mitos creados alrededor de personajes p√ļblicos que √©l (Goldman) asume que esconden algo muy sucio e inconfesable¬†¬†m√°s all√° de su fachada de p√ļblica donde, por supuesto, nunca¬†se ven o hacen publicos sus defectos.

Lo anterior queda claro al avanzar¬†la lectura del libro, donde la facilidad de Goldman para describir situaciones y escenarios se revela, desde el primer capitulo, como una obsesi√≥n por demoler la im√°genes p√ļblicas de los personajes en su libro; dejando ver desdeel odio, racismo y hasta misoginia con que el autor impregna su libro a trav√©s de sus comentarios mordaces, hirientes y groseros y, sobre todo, al desarrollo de situaciones ficticias a las que recurre como recurso literario para tratar de complementar las im√°genes que desea recrear sobre John Lennon.

Con todo el trabajo en cuesti√≥n no se trata de una ficci√≥n narrativa; sino de una biograf√≠a que le tom√≥ a Goldman m√°s de 6 a√Īos en escribir y algo as√≠ como 2000 entrevistas con gente relacionada directa o indirectamente con Lennon (donde, por supuesto, no est√° do√Īa Yoko).

Esta obsesiva forma de trabajo, adem√°s de revelar la personalidad meticulosa de Goldman, no¬†fue grauita; ya que ¬†tambi√©n fue modo de asegurarse cierta protecci√≥n contra las previsibles demandas de Yoko Ono y sus abogados har√≠an una vez conocido el contenido del libro y tambien contra otras acciones legales otros nombrados dentro del libro. A manera de mal chiste, el propio Autor, siempre sostuvo que “el no hizo otra cosa m√°s transcribir (y en muchos casos con muy mala leche, tergiversar) las palabras de sus entrevistados”.

El resultado son casi 700 páginas que derrumban el mito casi divino de Lennon y lo deja en lo que (supone Goldman) su verdadera dimensión humana: Un ser complejo, incongruente, manipulable por las mujeres poderosas que influyeron en su vida y manipulador y cruel con las que él pudo manejar y, como cereza del pastel, remata con la imputación directa de que Lennon era bisexual, asesino y que sus composiciones musicales no eran fruto de su inspiración consiente, sino del uso excesivo de drogas.

Sin embargo, no contento con esto, Goldman arremete con pr√°cticamente todo el que directa o indirectamente tuvo que ver con Lennon; regal√°ndoles adjetivos despectivos como el que Yoko Ono ten√≠a un aspecto ‚Äúsimiesco‚ÄĚ o que George Mart√≠n, el productor de la mayor√≠a de los √°lbumes de The Beatles era simplemente un ‚Äúlamebolas‚ÄĚ siempre dispuesto a hacer lo que McCartney o Lennon quisieran o inclusive dedic√°ndoles cap√≠tulos completos del libro; principalmente a do√Īa Yoko, a la que no la baja de ser una puta interesada solo en los hombres como medios para lograr sus ambiciones y adem√°s, de ser una pesada adicta a la hero√≠na.

Los aspectos m√°s controversiales del libro son los que, de igual manera, est√°n peor documentados al ser adjudicados a fuentes an√≥nimas, pero confiables. Tal es el caso del supuesto asesinato que Lennon cometi√≥ en Hamburgo; el cual, seg√ļn Goldman, le fue relatado por el propio Lennon a un amigo; el cual, a su vez, le hizo la confidencia a Goldman; o el supuesto aborto que le induj√≥ a Yoko Ono tras haberla pateado en el vientre, despues de una ri√Īa o incluso la fantasiosa conjura que se inventa para explicar el asesinato de Lennon ordenado por grupos fundamentalistas cristianos; cuyo brazo ejecutor fue David Chapman.

De igual manera, resulta imposible de corroborar si efectivamente Lennon viaj√≥ a Tailandia a finales de los setentas y, una vez ah√≠, contrato ni√Īos y adolescentes como prostitutos; tal y como el escritor sugiere; con una cantidad de detalles tal que dif√≠cilmente se puede dar cr√©dito que efectivamente, esto sucedi√≥.

Y es que, como comentábamos antes, mucho de lo escrito por Goldman son meramente chaquetas mentales que el escritor construye a partir de chismes; aunque dentro del contexto del libro; parecerían consecuencia directa de la conducta de Lennon.

Por ejemplo, la relaci√≥n que exist√≠a entre Lennon y Brian Epstein y sobre todo, el rumor de que ambos cogieron en unas vacaciones de ambos en Espa√Īa (rumor muy difundido y que incluso, se retoma de diferentes fuentes); Goldman lo trata como un hecho real y consumado; y va a√ļn m√°s lejos al asumir que no solo fue un acost√≥n de cuates; sino una relaci√≥n sentimental y sexual que se prolong√≥ por mucho tiempo. Esto provoc√≥ no solo la ira de Yoko Ono, sino adem√°s el desprecio de Paul McCartney; quien curiosamente, junto con Freddy Lennon (el papa de John) y Allen Klein, reciben los mejores tratos y opiniones por parte de Goldman y que parad√≥jicamente, dentro de la historia oficial de John Lennon, son vistos (al menos Freddy y Allen Klein) como tipos abusivos que se aprovecharon de John en muchas formas.

Estos hechos, por si mismos, podr√≠an descalificar al libro al ser tratados como meras calumnias; sin embargo, lo extra√Īo es que a pesar de la amenaza de demandar legalmente a Goldman, Yoko Ono jam√°s lo hizo; ya que (seg√ļn ella) sus abogados le aconsejaron el desistir de esto para evitar dar m√°s publicidad al libro.

Esta extra√Īa decisi√≥n gener√≥ la sospecha que, a pesar de las innegables (y calumniosas) licencias literarias que el autor se tom√≥ al momento de escribir su libro; la mayor√≠a de lo que los hechos que relata son verdaderos‚Ķ incluso, los m√°s controversiales; como la (supuesta) homosexualidad de Lennon.

Finalmente, en t√©rminos generales se podr√≠a decir que el libro cumple su cometido: destruye la imagen de santidad de Lennon; aunque no lo humaniza, sino que lo coloca al otro extremo de la balanza; quedado este (Lennon) como un ser extraviado en sus propios miedos, frustraciones y envidias; siempre escondido bajo la imagen p√ļblica que poco a poco su esposa le fue forjando.

A pesar de su extensi√≥n, el libro se lee de manera amena y sobre todo, muestra un √°ngulo oscuro del m√ļsico; cosa que todos los que hemos seguido de una u otra forma su carrera musical, intu√≠amos y con cierta resignaci√≥n, aceptamos que posiblemente mucho de lo que Goldman escribi√≥ sea cierto; aunque eso, m√°s all√° de desvirtuar su obra, resulta un elemento que la apuntala, porque, al menos, nos permite reconocer que Lennon no era Dios, sino un ser humano extraordinario, tanto en sus virtudes como defectos y eso, lo pone m√°s cerca de nosotros que su pomposa, insufrible y artificial aureola de ap√≥stol de la paz.

Disponible en Amazon, Gandhi y en algunas librerías del centro del DF o si desean una copia digital del libro, aquí esta la liga de la libreria Gandhi: http://digital.gandhi.com.mx/las-muchas-vidas-de-john-lennon

Bonus track: como dato curioso se tiene que el siguiente proyecto de Albert Goldman, era una biograf√≠a de Jim Morrison; sin embargo el trabajo qued√≥ inconcluso a la muerte del escritor… de la que se salvaron los restantes Doors!

Sigueme en twitter: @theprivatepress

Trackback URL

Un pensamiento sobre “Las muchas vidas de John Lennon”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

  • Sitios de Interes

  • Archivo